fbpx

Herramientas digitales en el proceso de formación profesional, el cambio que llegó para quedarse

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
A través de un proyecto financiado por el Ministerio de Educación, el CFT San Agustín se prepara para afrontar, de manera permanente en el tiempo, el uso de las nuevas tecnologías y herramientas digitales en la formación de sus futuro profesionales. A este desafío se suma la incorporación de un nuevo perfil en su plantel docente, más acorde con las nuevas exigencias.

No es una exageración decir que el mundo cambió de golpe a fines de 2019, cuando   aparecieron los primeros contagios de coronavirus. En un abrir y cerrar de ojos, el covid-19 se extendía por todo el planeta y con él una reestructuración de la vida en todos los aspectos imaginables, en el ámbito laboral, educacional, en la forma de relacionarnos, en las prioridades, en la economía; la lista suma y sigue y se hace interminable. Muchos de estos cambios llegaron para quedarse y el desafío es aprender a adaptarse a los nuevos tiempos postpandemia.

Entre esos cambios que llegaron para quedarse, está la forma de impartir educación en todos sus niveles, entendiendo que las nuevas tecnologías y las herramientas digitales llegaron para ser un aporte a la formación académica y no solo como una solución temporal a las clases no presenciales. El Centro de Formación Técnica San Agustín comprendió este nuevo escenario y está trabajando en función de potenciar a sus estudiantes y docentes en estos aspectos formativos.

Su Vicerrectora Académica, Yessica Gómez, explica que, adelantándose a este nuevo escenario, postularon al Ministerio de Educación con un proyecto de mejoramiento institucional, que apunta a generar los recursos y las acciones para seguir en la senda tecnológica, argumentando que “es importante hacernos cargo de esta nueva realidad y entender que las herramientas tecnológicas y digitales son un aporte y no una molestia en el proceso de formación; ellas  harán nuestro modelo educativo mucho más versátil”.

El proyecto en el que trabaja el CFT San Agustín contempla una serie de etapas que irán dando consistencia al nuevo modelo, sin perder de vista el aprendizaje, el perfil de egreso y al estudiante. Gómez detalla que “debemos tomar la elección de las tecnologías educativas que vamos a utilizar, según el perfil de nuestros estudiantes, incluyendo a nuestro plantel docente.  Por eso estamos aplicando tests y encuestas para saber con exactitud en qué nivel están sus habilidades digitales. Al cierre de las encuestas, tendremos el diagnóstico, luego un plan de formación docente para desarrollar habilidades digitales y un plan de inducción estudiantil, también de habilidades digitales y recibirán una certificación”.

Con el objetivo de sensibilizar a la comunidad educativa, respecto a la importancia de la incorporación de estas herramientas en la formación académica, el CFT San Agustín organizó un webinar con Marc Romero, profesor de la Universidad Oberta de Cataluña, institución que desde sus orígenes estuvo pensada para impartir educación online y que posee credenciales a nivel mundial en el uso de estas herramientas digitales y tecnológicas. La exposición dejó en claro la importancia de tomar buenas decisiones para que el modelo resulte, dijo la Vicerrectora Académica, quien agregó que “estamos estudiando y decidiendo qué carreras y en cuál de sus módulos se tendrá un 100 por ciento de virtualidad, o un porcentaje, para saber cuál es la mezcla perfecta”.

El proyecto, que supone una inversión total de 255 millones de pesos en dos años, incluye una etapa de socialización de los resultados, en el marco de la cual se compartirá la experiencia adquirida con liceos técnico-profesionales, porque es importante prepararse para el futuro, en un nuevo escenario que llegó para quedarse.