fbpx

Apicultores maulinos recibieron donación de más de 36 mil árboles nativos

La actividad se desarrolló este martes, a las 16.00 horas, en la sede Talca Obispo Carlos González Cruchaga.

Por quinto año consecutivo, este 12 de julio los apicultores maulinos recibieron una donación de árboles nativos de parte de la Fundación Reforestemos. Se trata de la entrega de 36 mil ejemplares de 6 especies diferentes como hualo, espino y quillay, las que se adaptan a las condiciones climáticas y de suelos de la región. 

El encuentro se realizó en la sede Talca Obispo Carlos González Cruchaga del CFT San Agustín, lugar en el que nuestro Rector, Sergio Morales, la Seremi de Agricultura, Ana Muñoz, y la secretaria de la mesa apícola del Maule, Verónica Salazar, acompañaron a los apicultores representantes de las 4 provincias que acudieron recibir estos ejemplares.

“Esto es parte de un programa que tenemos, de apoyo a los pequeños propietarios y productores apícolas en busca de poder mantener, recuperar y restaurar nuestros bosques nativos, en alianza con la Mesa Apícola”, señaló María Eugenia Lafuente, jefa de comunicaciones, quien actuó de vocera de la Fundación Reforestemos.

En ese sentido, el Rector del CFT San Agustín, valoró el impacto productivo y medioambiental de la donación “Hoy estamos convocados por este trabajo que surgió a raíz de los grandes incendios en la zona central donde la fundación Reforestemos nos buscó como aliados para estas donaciones, para contribuir al desarrollo de una nueva masa arbórea que permitiera la floración y con ello revitalizar la actividad apícola”.

La Seremi Ana Muñoz destacó el apoyo de Reforestemos indicando que la entrega de más 36 mil ejemplares “es como una tremenda inyección de oxígeno para nuestros apicultores con quienes trabajamos muy de la mano desde la mesa apícola desde hace bastante tiempo”.

En tanto, Verónica Salazar, apicultora de Cauquenes y secretaria de la mesa, habló en nombre de los apicultores señalando la importancia de la reforestación: “Reforestemos ha sido un apoyo importante porque desde el 2017 paulatinamente se ha ido entregando a cada apicultor y organizaciones de la región del Maule árboles nativos que están permitiendo la floración para la alimentación de las abejas y también recuperar lo que se ha ido quemando”.