fbpx

CFT San Agustín inauguró avatar cultural para estudiantes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

 

“Empower” es el nombre del nuevo avatar cultural destinado a los alumnos de la sede Talca, un proyecto realizado gracias a la adjudicación de un Fondo de Desarrollo Institucional, el cual fue gestado por los propios estudiantes y apoyado por las autoridades del CFT San Agustín, con el fin de trabajar el empoderamiento y la innovación, mediante la inclusión y la responsabilidad social. El recinto, que está acondicionado de manera diferente a una sala de clases, está orientado a desarrollar talleres de una forma más dinámica y lúdica, instalando una serie de habilidades en los participantes.

La iniciativa consiste en desarrollar una experiencia integral de formación, reconociendo el potencial en los alumnos, buscando el empoderamiento de los estudiantes, incorporando y reforzando competencias personales (autovaloración, pensamiento crítico, confiabilidad, creatividad, compromiso, resiliencia), sociales(trabajo en equipo, liderazgo, comunicación, amabilidad, empatía, desarrollo cultural y artístico); y competencias de inteligencia emocional (cultivo del silencio, reflexión , meditación), que contribuya a revertir la mirada sesgada respecto a la Educación Superior Técnica Profesional, desarrollando competencias multidimensionales extrapolables a todos los contextos de la vida y el trabajo.

En la jornada de inauguración, la Vicerrectora Académica, Yéssica Gómez, señaló que este espacio está destinado a fortalecer en los alumnos el rol de ser estudiante de un Centro de Formación Técnica, buscando potenciar el desarrollo de habilidades del siglo XXI. “Este proyecto empuja a empoderar a los estudiantes de Educación Técnica de nivel superior, para que se den cuenta que hoy son un aporte muy significativo socialmente, por lo tanto, por lo que deben considerar que saldrán a un mercado donde la cultura está cambiando, el cual los va a valorar más y que se traduce en mejores condiciones laborales y salariales”. Además, recalcó que se tienen muchas expectativas frente a esta iniciativa, la cual buscará ser replicada en las otras sedes si los objetivos se cumplen.

Una de las líderes de la iniciativa, la estudiante de Técnico en Trabajo Social, Mariana Díaz, indicó que uno de los motivos para poder desarrollar este proyecto radicó en la necesidad de empoderar al alumnado. “Acá lo primordial es entregar a la comunidad la importancia que tiene el trabajo técnico-profesional, para que llegue a tener la misma relevancia que un profesional. Creo que esta es la oportunidad de darlo a conocer, empoderándonos, para que se pueda escuchar la voz de los alumnos para poder manifestar nuestra experiencia y lo que significa cada carrera en nosotros. El joven que estudia una carrera técnico profesional ha sido mirado en menos, ya que es una opción si te va mal en la PSU. Pero hoy estamos pesando y cada día estamos mostrando que somos igual o más capaces que alguien que estudia una carrera profesional”.

El cronograma de actividades tiene estipulado el desarrollo de 10 talleres certificados que se ejecutarán entre abril y octubre, los cuales culminarán con un diagnóstico con el fin de identificar las diferencias comparativas personales al finalizar el proceso. Asimismo, se buscará replicar la misma experiencia en Liceos Técnico-Profesionales, con el fin de fortalecer y resaltar este tipo de educación en los jóvenes que están ad portas de ingresar a la educación superior.

Finalmente, para culminar el proceso, se tiene contemplado el desarrollo de un seminario donde se destacará la relevancia de la educación técnico profesional, abordando la evolución histórica de este tipo de educación superior y su posicionamiento a nivel país, junto a la presentación de una experiencia.