fbpx

Estudiantes de Trabajo Social de Sede Cauquenes dan ejemplo de solidaridad y compromiso social con los más vulnerables de la sociedad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Inspiradas en la misión institucional y la figura de monseñor Carlos González Cruchaga, tres estudiantes del CFT San Agustín en Cauquenes, formaron un grupo de ayuda para personas en situación de calle. Su trabajo ha motivado a otros jóvenes y funcionarios a sumarse a esta labor.

Fue a través de un ramo dictado en la carrera de Trabajo Social, que tocó temáticas de integración e inclusión, que Priscila Zamorano, Sandra Olave y Fernanda Díaz, decidieron darle un sentido práctico a todo lo aprendido. Tocadas por la misionalidad institucional, e inspiradas por el fundador del CFT San Agustín, monseñor Carlos González Cruchaga, formaron la agrupación “Manitos Solidarias” con un solo objetivo, llevar algo de alivio a las personas que viven en situación de calle.

Sin más ayuda económica que sus propios recursos, las tres estudiantes se organizaron para llevar ayuda a los más vulnerables y necesitados, Priscila cuenta que “preparábamos once para 18 personas, que ya habíamos identificado que vivían en la calle. Eran invisibles para el resto de la sociedad y nosotras sentimos que eso no podía ser, que había que estar con ellos, escucharlos e integrarlos”.

Así comenzó a gestarse un trabajo de acompañamiento a estas personas, que incluyó ayudarlos a ingresar al sistema de salud, a obtener su carnet de identidad, a facilitarles información para postular a beneficios estatales, una labor que permitió, en definitiva, visibilizarlos frente a la sociedad. Priscila Zamorano agrega que “todas las herramientas que el CFT nos ha brindado, a través de la mirada particular de la institución, nos han inspirado y llenado de ganas de ser un aporte real a la solución de los problemas que enfrenta nuestra sociedad”.

Para la directora de la sede Cauquenes, Mirta Miranda, esto es un ejemplo de los profesionales que busca formar el CFT San Agustín, señalando que “esta iniciativa nace desde la vocación de servicio de nuestras alumnas y refleja en plenitud la misión institucional de formar profesionales integrales. Nos sentimos orgullosos, porque durante su trayectoria académica han logrado adquirir y fortalecer competencias técnicas y transversales, necesarias para enfrentar con éxito los desafíos a nivel personal y profesional”.

La responsabilidad social que han asumido las tres estudiantes ha servido de inspiración para compañeros y funcionarios de la sede, quienes han comprometido su apoyo a la causa. Es el tipo de acciones que, según la directora de Vinculación con el Medio, Andrea Castillo, hacen sentir orgullo de la institución agregando que “destaco más que nada, que esta iniciativa de tanto corazón y tan humana, haya nacido de la visión de un grupo de alumnas, es inspirador y tiene el ADN del CFT San Agustín. Con ejemplo como éste, que motiva a más gente a sumarse, estamos siendo un aporte real a nuestro entorno”.

En medio de este trabajo social, Sandra, Fernanda y Priscila conocieron a otros profesionales y jóvenes dedicados a apoyar a los más vulnerables y juntos cumplieron el sueño de crear la ONG “Orígenes de Cauquenes”, que pronto cumplirá dos meses desde su creación.