fbpx

Opinión: Mes del Corazón en tiempos de pandemia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Actualmente, como sociedad enfrentamos uno de los momentos más complicados para la salud, una pandemia. Esta es el Covid-19, una infección respiratoria producida por el virus SARSCoV-2, el cual se puede propagar de persona a persona, mediante la transmisión de gotitas de saliva o estornudo, principalmente. El periodo de incubación promedio varía entre 2 a 14 días y el grupo de mayor riesgo se encuentra en pacientes adultos mayores y personas con enfermedades crónicas.

Pero, ¿por qué es importante que los pacientes con patologías crónicas cardiovasculares realicen autocuidado? Las enfermedades cardiovasculares, previo a la aparición de esta pandemia, lideraban la principal causa de muerte en Chile y el mundo. En nuestro país, según las cifras del INE 2016, estas patologías representaron un 27.1% del total de las defunciones, principalmente por accidentes cerebrovascular e infarto agudo al miocardio.

En este contexto, es necesario seguir algunas recomendaciones para el cuidado de pacientes que presentas este tipo de patologías crónicas cardiovasculares. Por ejemplo, aquellas personas que padecen de Diabetes Mellitus Tipo 2 deben mantener en su domicilio la cantidad necesaria de medicamentos e insumos suficientes para el control de su patología (agujas, jeringas, glucómetro con batería optima y con cintas), con el fin de evitar salir de casa y así prevenir el contagio de Covid-19. Asimismo, es necesario contar con elementos como néctar de fruta o jugos, en caso de hipoglicemia (disminución de azúcar en la sangre). En el caso de presentar una úlcera de pie diabético, debe asistir a curaciones al centro de salud correspondiente a su lugar de residencia, evitando curarse ni aplicarse nada que no sea indicado por el personal sanitario.

Por su parte, quienes padezcan de Hipertensión Arterial, deben continuar con el tratamiento farmacológico según la indicación médica, sin realizar modificaciones, reduciendo la ingesta de sodio (sal) y manteniendo su presión arterial controlada. 

Para reducir los riesgos de sufrir un infarto al corazón y accidente cerebrovascular, se debe mantener adherencia al tratamiento, sin dejar de suspender la terapia farmacológica indicada por el médico, manteniendo os controles de salud según las indicaciones recibidas en el centro de salud.

Por ende, es importante conocer los signos y síntomas de posibles complicaciones, como el caso del infarto agudo al miocardio y el accidente cerebro vascular. En caso de presentar alguna de estas patologías crónicas cardiovasculares y de sentir dolor en el pecho, sensación de falta de aire, sensación de un lado de la cara caído, no logra mantener ambos brazos extendidos a la misma altura y/o no puede hablar con claridad, debe acudir al servicio de urgencias más cercano de manera inmediata.

Para mantener una salud cardiovascular óptima es importante mantener controlados los factores de riesgo modificables, es decir, aquellos hábitos de vida que se pueden cambiar, como por ejemplo el consumo de tabaco o bebidas alcohólicas, la alimentación baja en carbohidratos y sodio, el nivel de actividad física, entre otros.

EU. Karem Vicuña S.

Jefa de carrera de Técnico en Enfermería, sede Linares.