fbpx

Opinión: Educación y empresa post pandemia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Como país estamos abocados a lograr detener los contagios de Covid-19, construyendo y aplicando en conjunto las medidas sanitarias que sean más eficaces para controlar la pandemia que enfrentamos, hasta que tengamos una vacuna. Sin embargo, debemos pensar en el día siguiente, en ese puesto de trabajo suspendido, en esa empresa que debe empezar de cero, en ese joven que sale a buscar su primer empleo.

La Educación Técnico-Profesional (ETP), para formar a sus egresados con las competencias, habilidades y conocimiento, en forma coherente con los distintos esfuerzos pedagógico laborales que se ejecutan enn el país, utiliza el Marco de Cualificaciones como instrumento ordenador, el cual permite una mejor articulación de la Formación Técnico-Profesional con el sector productivo. Ésta es una herramienta integral que toma en cuenta, mediante referencias en común, distintos elementos y actores del sector formativo y productivo, estableciendo un sistema coherente, transparente y legible de certificaciones para la ETP, que permita el aprendizaje a lo largo de la vida y la validación de conocimientos previos y, por ende, un tránsito fluido entre los diferentes momentos formativos y laborales.

Por otra parte, las empresas han revisado, mejorado e implementado durante años nuevos procesos productivos y de servicios, que les permitan ser competitivas no solo en Chile, sino que a nivel mundial. Para ello, han adquirido la tecnología pertinente, contratando al personal más competente a dichos proceso y entregando bienes y servicios requeridos por los consumidores.

Sin embargo, en esta búsqueda de la eficiencia y eficacia de los sectores educativo y productivo, la pandemia mundial y la destrucción de la demanda, ha llevado a una crisis económica, eliminando empleos de una manera gigantesca. Por ende, los supuestos del pasado no resisten ser proyectados como los escenarios que vendrán. ¿Qué tipo de trabajador se necesitarán?, ¿para qué tipo de empresa?, ¿qué formación y destrezas deberán tener?, entre otras inquietudes, son la preocupación de las instituciones técnico-profesionales, sumado a la incertidumbre, en el mismo sentido, que sienten las empresas de nuestro país. 

Podemos superar la pandemia y sus consecuencias, en la medida que todos trabajemos juntos para ello. La ETP y las empresas productivas y de servicios, desde ya, en cada región de nuestro país, debemos juntarnos, compartir nuestras dudas y temores, para construir las oportunidades y desafíos. Si nos ponemos de acuerdo en el qué, cómo y cuándo, lograremos ser un motor que dé empuje y velocidad a esta recuperación económica y, lo más importante, estaremos más cerca de ese empleo y desarrollo que hoy se ve como una quimera para millones de compatriotas.

Qué modelo de sociedad queremos construir, y qué modelo económico lo permite, será nuestro próximo desafío al lograr generar un empleo digno y sustentable.

Sergio Morales Díaz

Rector del CFT San Agustín